ParaisoHibrido


Palabras de un genio (5) by David
septiembre 5, 2008, 10:16 pm
Filed under: Asrael, Dalí, Fotografía, Pintura

“La mayoría de mis primeros recuerdos se remontan al útero, eran como huevos fritos, pero sin la sartén. En mi visión prenatal la parte amarilla de los huevos, la yema, es casi normal –pero con mucha viscosidad y reflejos-, mientras que las claras son absolutamente divinas, porque están llenas de colores iridiscentes. Todo es suave, todo es oscuro; no es necesario preocuparse por la realidad. Es lo mejor que conoceremos. Al momento de nacer, perdemos el paraíso. Repentinamente, hay demasiada luz y todo es demasiado seco. Es la violencia; el trauma de ser. Casi todo el mundo tiene esas experiencias prenatales pero no como Dalí.”

Desnudo Fetal (Fotografía de Philippe Halsman en 1942)


Nino geopolítico mirando el nacimiento del nuevo hombre” (1943)

Feliz día de la anarquía en el celofán

Anuncios


Palabras de un genio (4) by David
septiembre 5, 2008, 9:59 pm
Filed under: Asrael, Dalí, Pintura

Homenajeando a la madre, la progenitora del genio.

 “ Era un ser con quien contaba para hacer invisibles las manchas de mi alma -era tan buena que pensaba que su bondad “serviría para mí también”. Me adoraba con un amor tan íntegro y tan orgulloso, que no podía equivocarse”. “Mi madre, en el Olimpo daliniano, es un ángel”.

 

a

El enigma del deseo

Feliz día de la mancha de aguacate en el zapato blanco



Palabras de un Genio (3) by David
agosto 28, 2008, 12:00 am
Filed under: Asrael, Dalí, Fotografía

“En realidad, no estoy loco. Un psiquiatra en París trabajó durante siete años para determinar si Dalí estaba loco o no. Después de muchas conversaciones, decidió que Dalí posee uno de los cerebros mejor organizados con los que se había encontrado. Dijo que mi cerebro contiene las características de estructura de la locura paranoica pero, por supuesto, la locura paranoica es absolutamente creativa, la mejor clase de locura. “La diferencia entre un loco y yo, es que yo no estoy loco” .

Feliz día de la espalda que truena con los abrazos



Palabras de un Genio (2) by David
agosto 26, 2008, 9:27 pm
Filed under: Asrael, Dalí, Pintura

“Yo poseía el secreto de permanecer secreto. Gala poseía el secreto de permanecer secreta dentro de mi secreto. A veces la gente ha pensado haber descubierto mi secreto; pero esto era imposible, pues no era mi secreto sino el de Gala.”

 

Mi mujer desnuda contemplando su propio cuerpo convirtiéndose en escalera, tres vértebras de una columna, cielo y arquitectura. 1945.
Óleo sobre madera 61×52 cm.

Feliz día del radiador dañado.



Palabras de un Genio (1) by David
agosto 26, 2008, 9:18 pm
Filed under: Asrael, Dalí, Pintura

Había decidido nunca hacer un post de Dalí, porque nunca lo terminaría y la calidad nunca sería la adecuada para homenajear a este genio. Pero creo que poco a poco pubicaré notas hechas por él, y al final tratar de armar un rompecabezas de la vida del mayor genio artístico que ha existido (a mí punto de vista), todos de píe…

“Igual que me sorprende que un empleado de banco no se coma un cheque, también me asombra que ningún pintor anterior a mí pensara en pintar un reloj blando.”

“Gala, en lugar de endurecerme como lo hubiera podido hacer la vida, me construía un caparazón de ermitaño; mientras que hacia el exterior pasaba por ser una fortaleza, en el interior seguía envejeciendo  dentro de lo blando, lo superblando. Y el día en que decidí pintar relojes, los pinté blandos. Sucedió una tarde de fatiga que tenía dolor de cabeza, un malestar extremadamente raro en mí. Queríamos ir al cine con unos amigos y, en el último momento, decidí quedarme en casa… me quedé un momento acodado en la mesa reflexionando sobre los problemas filosóficos de lo <superblando> del queso derritiéndose. Me levanté y volví al estudio para, según mi costumbre, echar una última hojeada a mi trabajo.  El cuadro que estaba pintando representaba un paisaje en los alrededores de Port Lligart en el que las rocas parecían envueltas por una luz crepuscular transparente. En el primer plano había esbozado un olivo con las ramas cortadas y sin hojas. Este paisaje debía de servir como tela de fondo a alguna idea, ¿pero cuál? Me faltaba una imagen sorprendente y no la encontraba. Iba a apagar la luz y salir cuando <> literalmente la solución: dos relojes blandos, uno colgaría literalmente de la rama de olivo. A pesar del dolor de cabeza, preparé la paleta y puse manos a la obra. Dos horas después, cuando Gala volvió del cine, estaba acabando lo que habría de ser uno de mis cuadros más célebres…”

La persistencia de la memoria (Relojes blando o El tiempo derretido), 1931.

Poco después un galerista americano, Julien Levy, compró los relojes blando rebautizados con Persistencia de la Memoria

 

Feliz día del aceite de marmota